Alejandra viaja y delira

“Con la nueva mujer que se erije
Una joven guerrera, cuyo destino es la batalla.”

 

En los poemas de Alejandra Bosch el yo poético nunca está quieto, piensa, recuerda, construye la casa que va a habitar, trata de olvidar, busca satisfacer las necesidades de lxs otres siempre en movimiento. La lengua movediza nunca queda atrapada en formas estancas. La vitalidad se traslada a sus versos que llaman a recorrer ciudades, riberas y hasta el mismo cielo, como si el lector fuese el invitado a convertirse en un piloto o en un pájaro.

Es en ese movimiento constante que la poeta invita a descubrir el mundo, a expandirlo y, mediante lazos de experiencia, afectiva, empática, festiva, a apropiárselo.

No es el camino primero, ando y luego nombro sino una poesía entendida como el paso a paso que como la experiencia, no se detiene nunca. El viaje mismo que es la vida.

Curaduría y notas: Dolores Reyes 

 

Zapatillas
Hoy caminé mi ciudad
en tus zapatos
zapatillas
las llevé como quien rinde homenaje
salté charcos
pisé mugre
caminé segura
eran tus pies
hace años
los que se paraban ante el mundo
dentro de ellas
a veces
digo
–soy recurrente–
–quién no lo es–
a veces
digo:
ya no debo escribir
para ella
cómo no hacerlo
si te pienso
si busco en tu ropero
ropa que me caiga
que me sirva
que me quede
si los días de lluvia
uso tu Perramus
si salgo enfundada en tu recuerdo.
Es tuya la casa
vivo en ella
la ropa te vestía
la uso impunemente
nadie sabe de vos
de tu muerte
la gente
ya no me pregunta
lo saben
entonces
enciendo un cigarrillo
te converso
cuento tus hechos
a quien me oiga
no se si entienden lo que siento
igual
salgo a caminar este feriado
con tus zapatillas
y estás viva.

TRES
Arriba de los otros
Con la excusa de escribir un buen cuento
pasé una mañana parada, escribiendo
fumando, tomando mates
sin poder dejar de temblar
frente a la pantalla.
Intentar escribir algo
que te haga mirarme de repente
comprar mi libro, que en el estante olvidado
yo cambio de lugar
cada vez que entro a la librería
y lo dejo primero
con un moño, sobre los otros
imaginando que lo comprás y a pesar
de que ya conocés el tenor de mi poesía
pagas por él lo que vale
y lo dejas descansando
en tu biblioteca.

SEIS
Ya no voy a callarme la boquita
porque cuando me despierto
por las mañanas, tempranito
en lo primero que pienso es
en morirme

NUEVE
Matar la saudade y este mi deseo se
me pegan los días de calor
una playa en la bajada
donde cantaron tantos
y nosotros, de pura ojota
en ómnibus repleto de turistas
salíamos despedidos del andén
en busca de cervezas y olas
una cámara de fotos, en la mano del
corredor de las arenas
y el susto por ser uno más asaltado
por la juventud.
Acá la garota, la que pierde el hijo
entre las olas y mientras llora suena
un samba en la guitarra.
(inoportuno)

ONCE
Todos necesitan de mí
unos palabras, otros
certezas
y decisiones justas
hasta el perro y las gatas
esperan que los alimente
por las mañanas
y yo, me levanto dolorida
son los años que duelen
en las articulaciones
y sin los lentes en la cara
busco agua y la coloco en sus
tarritos
cada uno beba, yo no sé qué más
podría hacer por todos ellos.

 

 

Alejandra Bosch nació en Santa Fe en 1967. Estudió  Letras y Artes Visuales y Plásticas. Dirige la editorial independiente y artesanal, Ediciones Arroyo. Publicó, Niño Pez ( Del aire,2015); Malcriada de Acuario ( Objeto Editorial, 2017); Un avión, su piloto y un pájaro, Caleta Olivia, 2017)

Organiza el Festival de poesía en Arroyo Leyes desde hace 4 años, de alcance nacional y el ciclo de lecturas y charlas, EL RÍO SUENA.

Dirige el Diario de Poesía, LÍNEA C, COLECTIVO POÉTICO. Se distribuye en el bondi que une Santa Fe capital con los pueblos de la costa y sale cada 2 meses.

 

 

Comentá