Palestina: Un año de “Marchas del retorno”


Por Nadia Mayorquin

En el “Día de la Tierra”, a un año de la primera “Marcha del retorno”, iniciativa que semanalmente convoca a miles de palestinos a movilizarse contra la incautación israelí de sus territorios y por el fin del bloqueo a la Franja de Gaza, desde Sonámbula dialogamos con Hassan Mohamed Abo Shoaip, un joven activista y participante de estas movilizaciones, que vive en la llamada “prisión más grande del mundo”.

.

¿Qué son las Marchas del Retorno? Los motivos por los que se organizan estas movilizaciones semanales son diversos, aunque el principal está relacionado con la Nakba, esto es, la expulsión o huida de unos 700.000 palestinos (unos dos tercios de la población) de sus tierras ante el empuje de las tropas judías durante la Guerra árabe-israelí de 1948. Al finalizar la guerra, Israel negó a estos refugiados el derecho de volver a sus hogares, requisando sus propiedades bajo la Ley de Propiedad Ausente. Ese es el derecho de retorno al que hace alusión la Marcha.

Las protestas comenzaron el 30 de marzo de 2018, el Día de la Tierra, fecha en la que el pueblo palestino conmemora el asesinato en 1976 de seis israelíes de origen palestino que protestaban por la incautación de tierras árabes por parte del gobierno israelí. Además, los manifestantes protestan también contra el Bloqueo de Gaza, ejecutado por Israel y Egipto, que impide la entrada o salida de personas y productos en la Franja de Gaza, algo que le ha otorgado el calificativo de “la mayor prisión del mundo”, ha causado una severa crisis humanitaria que ha llevado a la ONU a declarar el territorio como “inhabitable” a partir de 2020.

La Gran Marcha del Retorno, fue convocada por primera vez hace un año, en el día de la Tierra Palestina, movilizando desde entonces a miles de palestinos y palestinas que protestan todos los viernes frente a la frontera israelí en la Franja.  Estas movilizaciones han expuesto a la luz cuestiones cruciales sobre la esencia de la causa palestina.

Ante el fracaso de la clase política dominante tras 70 años de desplazamiento y desposesión desde la Nakba, de 11 años de bloqueo que las organizaciones internacionales de derechos humanos han calificado de crimen de lesa humanidad y de tres guerras israelíes que han matado a más de 4.000 personas, los palestinos y palestinas de Gaza han decidido movilizarse pacíficamente para exigir el cumplimiento de las resoluciones internacionales, empezando por la Resolución 194 de Naciones Unidas sobre el Derecho al Retorno de los refugiados palestinos a sus hogares y tierras.

La lucha contra el apartheid en Sudáfrica inspiró al activismo palestino a finales de la década de 1980 en la movilización popular de la Primera Intifada. El activismo palestino se ha seguido inspirando en su propia historia de resistencia popular que abarca desde la huelga de 1936 a los posteriores levantamientos en Cisjordania y en la Franja de Gaza.

.

Hassan estudió psicología en la Universidad de جامعة الاقصى Al- Aqsa,  es activista de derechos humanos, desempleado, vive en la ciudad de Rafah al sur de la ciudad de Gaza.

Testimonio de Hassan Mohamed Abo Shoaip:

La gran marcha del retorno son manifestaciones pacíficas que tienen como objetivo exigir el regreso a nuestros territorios ocupados por parte del Estado sionista de Israel. Participo en las marchas desde hace 10 meses.

En las marchas participan mujeres, hombres, jóvenes, niños, ancianos. Se convocan a través de canales satelitales y redes sociales, siempre a partir de las 14, todos los viernes, en general duran 5 horas y se realizan 4 marchas al mes. En las movilizaciones a la par de las protestas, se suman demostraciones pacíficas de corte cultural y artístico como: dabke (Danza folclórica y popular de Oriente Medio), lecturas y preparación de alimentos.

El quinto viernes de las manifestaciones en la frontera, las fuerzas de ocupación sionista mataron a un niño de 12 años, ese niño estaba parado frente a mí, este niño no llevaba armas ni piedras, llevaba la bandera de Palestina.

Las condiciones en las que viven las familias que habitan la Franja es muy difícil y catastrófica. Israel impide que entre la ayuda humanitaria, tres horas al día electricidad, el agua no es potable, pocos alimentos, no hay industria, se vive de la agricultura y artesanías.

En la Franja de Gaza amamos la paz y la estabilidad, no queremos guerras y sangre. Queremos vivir en paz, queremos que esta ocupación Israelí termine, que esta desastrosa situación termine. Deseo que el pueblo argentino apoye la causa Palestina.

.

………

Entre el 03 y el 06 de abril se llevará adelante en Buenos Aires la Semana contra el apartheid israelí, iniciativa convocada por el BDS Cultural (Boicot, desinversión y sanción contra el apartheid israelí) y distintas organizaciones de apoyo a Palestina. El jueves 4 se confluirá en una “concentración urgente” frente a la embajada de Israel, por el derecho inalienable e impostergable a la autodeterminación de los pueblos, repudio a los actos criminales y a la violación de DDHH contra el Pueblo Palestino en Gaza.